no existe
tal cosa
como
demasiado de
una buena
cosa.